Opinión / Columna
 
Juego de palabras 
Gilberto D'Estrabau 
Las tres mentiras del mexicano
Organización Editorial Mexicana
20 de marzo de 2013

  Las tres mentiras del mexicano son: "La última y nos vamos", "Mañana te pago" y "Nomás la puntita". Las empezamos a escuchar desde el kínder, las vamos a entendiendo poco a poco, las practicamos desde la adolescencia y, especialmente la última, cuando trasciende lo individual, se convierte en origami político, una variante tan sofisticada como eficaz del arte de lo posible.

En estos momentos estamos asistiendo a una variante asexual del "nomás la puntita". El Gobierno federal y el Pacto por México (de una manera claramente fracturada) han logrado que el Senado le apruebe la Estrategia Nacional de Energía 2013 - 2027) que es, en el decir de los legisladores oficialistas, solamente parte de un programa, de un plan de un sistema nacional de planeación y un elemento importante para orientar la reforma energética.

La ENE, cuyo lapso de vida trasciende en nueve años el presente sexenio, no tiene esperanzas de sobrevivir el régimen peñista, sólo que si le hubieran puesto 2013 - 2018, hubiera sido evidente la dedicatoria y el objetivo. Alguien dijo de ella que carece de metas, que es confusa y contradictoria. Seguramente es cierto. Porque el Presidente y su gabinete de cocina evidentemente no quieren que le aprueben una matriz, un cartabón o una prerreforma. El propósito de mandar por delante la Estrategia es mucho más sutil. Es una técnica que recuerda un tanto a la de los perros de Pavlov: acostumbrar a la legislatura a votar que sí, cada vez que escuchen la palabra "energética ".

Faltan al protoplan energético las anuencias de los diputados.

Es antiflogitínico que las den o no las den. La ENE no es vinculante, no obliga a nadie a cumplir nada, ni siquiera se obliga a seguirse ella misma. Es, si me permiten ustedes mezclar mis metáforas, subirla al mástil y ver quién saluda. A su paso por las Cámaras los promoventes identificarán los que están a favor, los que están en contra y, lo más interesante de todo, los que están todavía en la cerca. Como en las fotos que publican los periódicos, les va a poner una flechita a los que hay que convencer, y así la Estrategia grande va a empezar a parir estrategitas, con nombres y apellidos.

* El terrorismo energético

Paralelamente, a la opinión pública a la opinión pública la están aterrorizando con el petate del petróleo muerto. Por una parte el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, advirtiendo que sin reforma energética,a fines del sexenio seremos importadores netos de gasolina, ergo, habrá que importarla, ergo costará más, ergo le vamos a tener que entrar a Torreón bailando. Por otro, los empresarios, por boca del presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérez Candiani, gritando que ahí viene el lobo de la inestabilidad macroeconómica si no hay reforma energética. En los medios, los especialistas, dándose un banquete con las "sepetecientas razones por las que hay que hacer una reforma energética". Vaya, hasta el propio Presidente Peña decidió poner una parte de su capital político en la balanza y declarar, en el aniversario de la Expropiación, que en siete años - para el Veinte/Veinte - México podría convertirse en un país estructuralmente deficitario en energía, por lo cual una reforma en el sector es indispensable.

* Claro que es necesaria una Reforma Energética

No se necesita un IQ de 200+ para entender que una reforma energética es urgente. El "sector energético" que es un monopolio del Estado, es un desmadre. Se están haciendo muchos aspavientos con el desastre que es Pemex, pero espérese a que encueren a la CFE y van a saber ustedes lo que es amor de mulata. El remedio lógico sería quitárselo al Gobierno, que ha demostrado ser torpe y corrupto, pero es la solución que nadie dice querer ¿ quién los entiende ?

Buenos días. Buena suerte.

juegodepalabras1@yahoo.com
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas