Opinión / Columna
 
Las Leyes de Reforma: su actualidad 
Ministro Sergio A. Valls Hernández  
Exención del ISR en jubilaciones, pensiones y haberes de retiro
Organización Editorial Mexicana
22 de noviembre de 2012

  En sesión del Tribunal Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de doce de noviembre pasado, se resolvieron cinco Amparos en Revisión en los cuales se analizó si el artículo 109, fracción III, de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, vigente a partir del ejercicio fiscal de dos mil dos a dos mil once, contravenía la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. En específico, me referiré al estudio que se llevó a cabo para determinar si la norma provocaba un trato diferente e injustificado entre contribuyentes.

En primer lugar, el artículo en cuestión establece que no se pagará el impuesto sobre la renta (ISR) por la obtención de ingresos relativos a jubilaciones, pensiones, haberes de retiro, así como las pensiones vitalicias u otras formas de retiro, previstas en la Ley del Seguro Social y en la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, en los casos de invalidez, incapacidad, cesantía, vejez, retiro y muerte, cuyo monto diario no exceda de nueve veces el salario mínimo general del área geográfica del contribuyente; con la aclaración de que por el excedente se pagará el impuesto sobre la renta.

En segundo término, las personas que solicitaron el amparo contra esta disposición argumentaron que no había motivos para que el cálculo del impuesto sobre la renta aplicable a jubilaciones, pensiones y haberes de retiro, se realizara de manera distinta para los jubilados o pensionados de la iniciativa privada o del sector público, que para los militares, ya que en el artículo 32 de la Ley del Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas, se establece que tales haberes de retiro, compensaciones y pensiones quedan exentos de todo impuesto.

El proyecto de resolución proponía la concesión del amparo, toda vez que no obstante que el legislador justificó la exención total dispuesta en el artículo 32, atendiendo a la precaria situación de los militares, desde el punto de vista fiscal, no existen diferencias objetivas entre militares retirados y los trabajadores pensionados de los sectores público y privado, que justifique que tales militares estén exentos de cubrir impuesto sobre la renta del ingreso que obtienen por concepto de haberes de retiro, compensaciones y pensiones, mientras que los civiles gozan de una exención limitada.

Ahora bien, a partir de un intenso debate, por mayoría de nueve votos, los Ministros de la Suprema Corte consideramos que el artículo 109, fracción III, de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, no viola el principio de equidad tributaria contenido en el artículo 31, fracción IV, de la Constitución Federal, y, por tanto, no debía concederse el amparo solicitado.

Bajo ese contexto, mi posicionamiento en torno a dichos asuntos consistió en precisar la diferencia que existe del artículo 109, fracción III, de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, con el precepto 32 de la Ley del Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas Mexicanas, en razón de que el primero establece un trato igual a los trabajadores retirados de los sectores privado y público en relación con las jubilaciones, pensiones y haberes de retiro, ya que a estos tres conceptos, los exenta del impuesto sobre la renta hasta por un monto que no exceda de nueve veces el salario mínimo diario general del área geográfica del contribuyente, es decir, se establece una limitación respecto de la exención del impuesto; mientras que en el segundo precepto en cuestión, se otorga un beneficio de exención total, que por su propia naturaleza, está dirigida exclusivamente a los miembros de la milicia nacional, que por sus especiales condiciones tienen un trato diferente a los demás beneficiarios de la seguridad social, esto es, que las características en las que se encuentran los militares se distinguen de los civiles.

De ahí que se pueda concluir que la diferencia de trato se sustenta en que nos encontramos ante dos sujetos diversos, cada uno regulado por su propia ley, con lo que se respeta el principio de equidad tributaria consagrado en la Constitución Federal.

*savallsh@mail.scjn.gob.mx
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas